Rutinas y cómo formarlas

Rutinas y cómo formarlas

3/8/2021

Cuando escuchamos la palabra “rutina”, viene a nosotros una sensación de repetición que no es muy agradable, sin embargo, la rutina es una herramienta fundamental que usaremos para que los pequeños desarrollen hábitos de higiene, alimentación, autocuidado y, más adelante, profesionales.

En este artículo te contamos algunas maneras sencillas de establecer rutinas diarias para que, poco a poco, tu hijo tenga hábitos más sanos.

Los hábitos sanos son las actividades que hacemos de manera cotidiana y que nos ayudan a estar saludables y en armonía con nuestro entorno; regularmente, para que estos sean permamentes requieren alrededor de 8 a 10 semanas de práctica. Pero ojo, si los descuidamos por mucho tiempo pueden desorganizarse y tendremos que volver a empezar.

A continuación, te contamos cómo formar una rutina en 5 pasos:

1. Inicia con el ejemplo. La mejor manera de ayudar a tu hijo a establecer una rutina es mostrándole cómo se hace. Es muy importante que tengas un horario definido para cada actividad y que lo respetes lo mejor que puedas. De esta manera, tu hijo lo verá natural.

 

Recuerda realizar tus actividades con alegría y gusto para que, a través de ti, pueda comprender que incluso las cosas cotidianas son agradables.

2. Los horarios son para toda la familia. Muchas veces los pequeños sienten como imposición cosas que son para su beneficio, esto sucede porque no ven la misma conducta en otras personas cercanas. Una manera de evitarlo es aplicando las mismas reglas para toda la familia. Si has decido establecer una rutina para tu hijo, es importante que toda la familia se suba al barco.

 

Crea una rutina para algunas actividades cotidianas, como la hora de la ducha, la hora de la comida y la hora de ir al baño. Una manera fácil de hacer notar que todos siguen horarios es que cada integrante recuerde que ya es la hora de tal o cual cosa.

3. Para que sea permanente, debe ser constante. Cada día te encontrarás con diferentes retos, la clave de la rutina es superarlos e intentarlo las veces que sean necesario. Aunque algunas veces te sientas frustrada o molesta por un accidente en la cama o un momento en que no se cumplieron las metas establecidas para ir al baño, la clave del éxito será intentarlo de nuevo al día siguiente.

 

Al inicio tendrás que poner alarmas o revisar de manera constante la agenda o el calendario, pero con el tiempo esto no será necesario y un día, por medio de la rutina, habrás establecido un hábito.

4. Amor, amabilidad y respeto. El objetivo de estos pasos es lograr conductas sanas que ayuden a tu hijo a ser un poco más independiente cada día.

 

No ser paciente o comprensiva dará el resultado opuesto, por eso es tan importante que cuando haya accidentes o equivocaciones le ayudes a ver cuál fue el error para corregirlo juntos. Para saber cómo dirigirte a tu hijo puedes hacerte la siguiente pregunta: ¿Cómo me gustaría que me lo dijeran a mí?

5. Busca apoyo. Si sientes que alguna situación te supera, es muy importante que pidas apoyo profesional. En el caso de la enuresis, tu pediatra y psicólogo infantil serán el principal soporte.

En la página de Goodnites puedes encontrar un planeador descargable que te servirá para llenar en familia y juntos establecer una rutina que los ayude a formar hábitos sanos.

  • Compártela en: