El equipo ideal frente a la Enuresis

El equipo ideal frente a la Enuresis

3/18/2021

Los seres humanos hemos encontrado en las relaciones sociales un aspecto muy importante de la evolución. Por medio de los vínculos, podemos organizarnos en comunidades y velar por el bienestar de todos; por esta razón, es de suma importancia en nuestro desarrollo contar con seres queridos: familiares, amigos y otras personas de relevancia para formar redes de apoyo que nos ayuden a superar dificultades cotidianas.

La presencia de estas redes de apoyo en momentos complicados es muy importante, como en el caso de un niño o una niña con Enuresis, es por eso que las relaciones que forme con su entorno, por medio de los vínculos afectivos, serán claves en su tratamiento.

Hoy te contamos cómo formar una red de apoyo o equipo frente a la Enuresis en tu círculo cercano.

Equipo frente a la Enuresis

En el caso de los padres, es fundamental que pregunten todo lo que necesitan saber a los especialistas y busquen una manera de comentar esa información para que la entiendan sus familiares y amigos. La relación que tengan con su hija o hijo deberá ser de mucho respeto, empatía y amor, de esta manera el niño con Enuresis se sentirá protegido y validado por las personas más importantes para él o ella.

Después, tenemos el ambiente inmediato, la familia nuclear, que puede estar conformada únicamente por hermanos, pero también por abuelos, tíos y otros adultos cercanos al niño con Enuresis. Este grupo de personas deberán estar informados de la enfermedad de manera clara y directa; conocer el diagnóstico, el tratamiento y las maneras en que pueden auxiliar al niño en un momento de crisis. Entre mayor claridad haya, más fácil será conciliar con el tratamiento.

Por otro lado, tenemos el apoyo profesional, que en este caso será de un Urólogo Pediatra y un Terapeuta del área de la Psicología. Ellos serán un apoyo esencial para conocer y reconocer el tratamiento del pequeño; su rol en el equipo consiste en marcar pautas y generar formas de trabajar el padecimiento para que su tratamiento sea lo más efectivo posible.

El Pediatra debe conocer el caso con toda honestidad, para que su diagnóstico pueda ser certero desde el inicio, también debe estar informado de los progresos y retrocesos que el niño tenga cada día, o si alguna de las indicaciones no está surtiendo el efecto esperado. En el caso del Terapeuta, debe conocer los sentimientos, conflictos, victorias, discusiones y dificultades emocionales que toda la familia esté enfrentando durante el proceso, así podrá brindar mejores herramientas de apoyo para la familia y el niño.

En el caso de los docentes y directivos de la escuela, la participación será más auxiliar que directa, ya que su labor consistirá principalmente en ser observadores respetuosos del proceso del niño. Ellos deben estar informados de la enfermedad y el tratamiento que el pequeño sigue para conceder los permisos necesarios y a discreción, de acuerdo con las necesidades de su alumno. Asimismo, deberán fomentar un ambiente de respeto y solidaridad.

En caso de que ocurra un accidente, será importante que puedan mediar las reacciones entre compañeros y aclarar las posibles dudas que tanto el alumno con Enuresis como otros pequeños tengan a cerca de la enfermedad, siempre desde un lugar de amabilidad, comprensión y conocimiento.

Por último, tenemos el rol más importante a desarrollar en este proceso; el del niño con Enuresis. Su papel debe ser completamente activo, ya que de esa manera podrá comprender mejor su situación y será más fácil para él o ella asimilarlo y superarlo.

Es recomendable que esté presente en las citas con el médico y haga sus propios cuestionamientos y comentarios, que tenga un espacio propio y personal para la terapia psicológica, en donde pueda expresarse de manera libre y con confianza, que participe en el llenado de la bitácora de hábitos y actividades para su tratamiento, y que sea parte de labores como cambiarse la ropa interior, si ocurre un accidente. 

También es recomendable que se reserve el derecho a decidir con quién compartir su padecimiento y cómo decirlo, que sienta la apertura de preguntar y externar sus emociones y dificultades. Sobre todo, es recomendable que se sienta amado y aceptado con todas sus características, y que el centro de sus actividades no sea el padecimiento.

Recuerda que la enuresis es más común de lo que piensas y puede ser tratada y superada en familia.

¡Goodnites te acompaña!

 

  • Compártela en: