Causas médicas de la enuresis o incontinencia urinaria
Causas Enuresis

Causas médicas de la enuresis o incontinencia urinaria

7/4/2018 Por Claudia Cecilia Constantino Robles

El adecuado funcionamiento de la vejiga requiere de señales que se llevan a cabo entre el sistema nervioso y un mecanismo reflejo que permite que la vejiga se vacíe una vez que esté llena. Dicho control de la orina primero se produce durante el día y finalmente durante la noche, y es entre los 3 y 5 años de edad donde la mayoría de los niños pueden lograr tener un adecuado control de la vejiga y el momento de orinar.

El orinar es un evento complejo en el que intervienen varios mecanismos, entre los más importantes están:

  1. El tamaño de la vejiga urinaria que traduce su capacidad como reservorio de orina y a medida que aumenta la edad del niño, su vejiga adquiere mayor capacidad de almacenamiento.
  2. La integridad del sistema nervioso que permite que el control voluntario de la orina se vaya adquiriendo de forma progresiva.
  3. La disminución nocturna del volumen urinario apoyado por la secreción de una hormona llamada antidiurética, la cual se produce en mayor cantidad durante la noche permitiendo una mayor reabsorción de la orina que se filtra en el riñón con una significativa disminución del volumen de orina acumulado en la vejiga.

La conjunción de estos tres mecanismos (el incremento de la capacidad vesical, la adquisición del control voluntario de la orina y la disminución del volumen urinario nocturno) dan como resultado la continencia en la emisión de la orina nocturna. Sin embargo, es importante mencionar que los factores desencadenantes de la incontinencia urinaria normalmente interactúan entre sí, de aquí la dificultad para explicar la enuresis mediante una sola causa.

Como parte de los factores desencadenantes de la incontinencia urinaria, podemos mencionar los siguientes:

Factores urodinámicos: Pruebas con respecto al funcionamiento de la vejiga han demostrado que entre el 78% y 84% de los niños que padecen de enuresis no monosintomática, presentan mayor contractilidad vesical con disminución de la capacidad de la vejiga como reservorio urinario. Ocurre lo contrario en los niños con enuresis monosintomática.

Factor hormonal: Estudios recientes han revelado que una alteración en el aumento de la hormona antidiurética por la noche da como resultado un aumento en el volumen de orina que rebasa la capacidad de la vejiga.

Retraso en la maduración neurológica: Quienes proponen esta posibilidad se basan en la tasa de curación espontánea hasta del 15% de los niños que padecen enuresis cada año, lo cual finalmente lleva a la mayoría de los pacientes a conseguir el control urinario. Se propone que el retraso en la maduración neurológica y en la coordinación con el sistema urológico podría ser un fenómeno heredado.

Factores genéticos: La enuresis tiene una fuerte tendencia genética, ya que si uno de los padres la padeció, existe una posibilidad del 44% de que los hijos la padezcan; y si ambos padres la padecieron, la posibilidad aumenta hasta el 77%.

Factores psicológicos: Se ha relacionado la aparición de incontinencia urinaria nocturna con situaciones de estrés que se presentan en el ámbito familiar o escolar, por ejemplo, actitudes represivas por parte de los padres o maestros, deterioro económico, muertes o separaciones.

Enfermedades orgánicas del tracto urinario: Si bien, las malformaciones del tracto urinario representan un escaso porcentaje como causa de la enuresis no monosintomática, situaciones como infección de vías urinarias pueden ser causa de incontinencia urinaria nocturna.

Alteraciones en el patrón del sueño: Muchos padres describen a sus hijos como muy difíciles de despertar, y algunos niños con incontinencia urinaria parecen llegar a un estado tan profundo de sueño, que no les es posible despertar ante la sensación de urgencia urinaria. En el trastorno del sueño como es la apnea nocturna obstructiva (consiste en la suspensión del flujo de aire debido a un proceso obstructivo y cuya causa más frecuente es la hipertrofia adenoamigdalina), se ha observado un aumento en la síntesis de hormonas antidiuréticas asociándose a un aumento en la frecuencia de la orina y enuresis, siendo el tratamiento la adenoamigdalectomía.

 

BIBLIOGRAFIA

  • Compártela en: